En Molina de Segura sabemos emocionarte, en cualquier estación del año y en cualquier instante, por medio de espacios, sendas y acontecimientos creados para gozar y descubrir sus rincones. Arte, historia, ciencia y también invención, cocina, comercio, festivales y naturaleza se unen en una variada promesa de actividades que se extiende durante todo el año.

La Historia se transforma en actriz en el simbólico proyecto para la alcaldía y para la herencia educativo “ Región de la Contrafuerte ”, adonde se halla el MUDEM, Exposición del Región de la Fortaleza.

Carencia mejor para empaparse de historia y también historias que visitando el Centro”Los Postigos”, en donde se lata un intervalo de la vieja baluarte que rodeó la urbe y que está sito en el Arrabal del Alcázar, punto de inicio para abordar el derrotero “Molina Medieval”.

Aquende se ubican el Exposición del Crematorio del Ayuntamiento y Casa del Folclore y la Iglesia de Nuestra Señora de la Admisión, declarada Bien de Interés didáctico ; y aquende, todas y cada una de las callejas y placetas que abrigaron la vida medieval, conducen inclusive el Mirador del Fortín, emplazamiento en donde se han hallado restos de la vieja Alcázar y sitio privilegiado para una vista panorama de la Ribera, la Ribera Media y el espacio de múltiples ayuntamientos y sierras de la Zona.

Este tránsito medieval transporta al invitado, mediante el trayecto “ Dentro Chimeneas”, a distinto pasado más actual, el industrial conservero, rememorado hogaño en las numerosas y majestuosas chimeneas que prosiguen de pie, recordando la actividad de las fábricas conserveras que afamó la urbe y sus productos.
Un cabildo que vuelve a mirar de frente a su naturaleza, a su pasado y a los nuevos caminos de el conocimiento y la cambio. Dentro naranjos, galanes a la noche y también infinitos frutales de arcoíris, en bici o bien a pie, se descubre una tierra afable y agradable, tesoros naturales, ritos y tradiciones, voces y miradas que abrazan al convidado, se conectan a y andan “ A través de Sierras”, mediante sus experiencias pasadas y presentes, que se pueden tocar en el Centro La Almohadilla.

Lagunas de Campotéjar Caminos y caminos se mezclan con brazales y acequias en un ambiente de luz y de linfa, dominado por un concluyente Río Segura; viran con la Azud del Plano, Bien de Interés Didáctico y guardiana del Exposición Etnográfico Carlos Soriano; vega y urbe, Colegio y Huerta Media, conocimiento y acervo, y se hallan en la Vía Verde, vieja vía de tren ; custodia y naturaleza se dan la mano en las Lagunas de Campotéjar, el hogar del pájaro migratoria Malvasía cabeciblanca; en suma, innumerables rincones como los rincones de La Cenagal, Fuente Setenil, Ramblas del Cano o bien Carrizalejo, adonde el ciclo se detiene y reaparece Molina de Segura.

El mayor ágil y atrayente de Molina de Segura lo forman sus gentes, las ideas y creaciones. Espectáculo que emprenden, así sea en la expendeduría, en la cultura, en el arte, en el cultivo, en la educación o bien en la compañía, que transforman al cabildo en un espacio concerniente de los servicios.
Molina de segura es famosa por su promesa educativo afianzada, que zapatilla ciclos y festivales de filarmonía y teatro, como B-Side, Certamen Nacional de Villancicos, Promúsica, Certamen Cosmopolita de Teatro, entre los más arraigados en España; múltiples salas de exposiciones que acogen a acreditados artistas locales, regionales y nacionales; un espacio abierto a la orfebrería territorial y departamental en el Mercado del Guadalabiad, que se supera para abrirse cada mes a el canto, a la danza, al anfiteatro, a el relato, a las técnicas y recursos naturales, a el huerto, etc.

Un puente cara al cambio y el conocimiento se despliega mediante la tarea de la Fundación de Estudios Médicos, que deja ayudar los logros y retos humanos y sociales con las figuras más relevantes del panorama erudito y científico nacional y también cosmopolita ; asociarse por la actividad de la base de la Cátedra Mundial del Mar y por un barbaridad de acontecimientos deportivos y de lozanía.

Gozar de este espíritu es una razón de peso para sentir cómo late la urbe en sus lumínicas calles y plazas, al ritmo del laboriosidad de sus comercios, ferias y propuestas comerciales, de sus restaurantes y bares, cafeterías y heladerías, para recrearse con su culinaria y sus sabrosos productos, pinchos y tapas, o bien para sentir el teatro, ver las calles y plazas transformadas en escenarios, vivir su esencia, en una urbe que ha mimado al teatro como ninguna otra; al compás de las tradiciones y sentimientos que despiertan la Hebdómada Santa y el Vía Crucis vivo de Torrealta.

Concluir una intensa caminata de cultura, ciencia, culinaria o bien compras con una animada Comida de Teatro un cantidad de imágenes y mención que van a acompañar al convidado por un buen tiempo.