Estados Unidos acusa a dos espías y dos cibercriminales rusos del hackeo a Yahoo

En días pasados el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció a toda voz sobre quién recae la total responsabilidad del hackeo a Yahoo. De manera directa el Gobierno de dicho país acusó a dos “hackers” y dos espías rusos del FSB (Servicio Federal de Seguridad, antiguo KGB), supuestamente contratados por el Kremlin para  robar datos de 500 millones de usuarios en el 2014  de la empresa tecnológica Yahoo.

Conjuntamente con el FBI, el ente dio a conocer la decisión en una rueda de prensa, representando la primera vez que el Gobierno Americano formula cargos contra funcionarios del Kremlin por ataques cibernéticos.

La meta principal del ataque fue hurtar datos con el fin de espiar a periodistas rusos y funcionarios tanto del gobierno estadounidense como del propio Ejecutivo ruso.

Mary McCord, una de las responsables de la investigación de dicho departamento asevero durante la rueda de prensa que los acusados ejecutaron el ataque a las cuentas en Yahoo de funcionarios de ambos gobiernos donde están incluidas personas de diferentes ámbitos que van desde personal dedicado a la seguridad cibernética, hasta  trabajadores con cargos diplomáticos y militares.

Según las autoridades estadounidenses la transmisión de la información necesaria a los cibercriminales para que perpetraran el ataque estuvo a cargo de los espías  Dmitri Dokouchaïev e Igor Souchtchine. McCord añadió que los dos funcionarios del FSB,  facilitaron, dirigieron, pagaron y protegieron a los piratas informáticos para que pudieran recopilar toda la información mediante intrusiones informáticas en Estados Unidos y otros lugares.

Adicional a ello los “hackers” son conocido de la justicia de EE.UU en el pasado  Alexeï Belan, alias “Magg”, formaba parte de la lista de los piratas cibernéticos más buscados tras reiteradas condenas por delitos parecidos en el año 2012 y 2013; por su parte Karim Baratov, cuenta con doble nacionalidad kazajo y canadiense, siendo arrestado el martes en Canadá.

La responsable del departamento de justicia también alegó que Alexeï Belan, logro acceder a 30 millones de cuentas de Yahoo, pero que el objetivo específico era el de conseguir información financiera de los usuarios incluyendo números de tarjetas de crédito, para de esta forma obtener un beneficio monetario de su transgresión.

El gran asalto informático de los últimos tiempos

Yahoo reconoció que cerca de 1.500 millones de usuarios se vieron afectados a finales del año pasado durante dos robos masivos de información. El reconocimiento llegó luego de acordar su venta a Verizon, operación de 4.800 millones de dólares que quedó muy en entredicho como consecuencia de los hackeos.

No obstante recientemente, la compañía instó a sus accionistas a que la oferta fuese aceptada pese al recorte de 350 millones de dólares, recordando que Verizon acordó en julio de 2016 la adquisición de una parte de Yahoo donde se incluye el negocio publicitario, las aplicaciones móviles, las páginas web  y los correos electrónicos, quedando fuera las participaciones en el grupo chino de comercio electrónico Alibaba Group y en Yahoo Japón, los cuales pasarán a llamarse Altaba y será liderada por Thomas McInerney, director actual del consejo.