Tendencias que podrían destruir Internet

En una carta publicada por Tim Berners-Lee, fundador del World Wide Web Consortium, se enlistan tres tendencias que a su juicio particular amenazan con la destrucción de la red. Asegurando que los problemas son excesivamente complejos, y por ende las soluciones no serán sencillas, además invitó a trabajar en conjunto con las compañías tecnológicas para alcanzar un equilibrio que reestablezca un justo control de los datos en manos de las personas.

Perdida del control de los datos personales

De acuerdo con lo dicho por el creador de la World Wide Web, en la actualidad el modelo de negocio de la mayoría de los sitios web intercambia contenido gratuito por datos personales, lo cual es bastante obvio, pues ¿cuántos de los sitios y plataformas de internet a las que millones de usuarios entran al día son gratuitas? y ¿cuántas aplicaciones solicitan el ingreso de datos personales, como nombre, edad o domicilio para que poder acceder a su servicios?

Si a eso se adiciona que con la explosión de las redes sociales, los usuarios comenzaron a subir numerosas cantidades de información personal, al aceptar extensos y hasta confusos avisos de términos y condiciones, que en la mayoría de las veces ni siquiera se leen, ocasionando que muchos datos personales se alojen en sitios de la web en los que resulta fácil perderles la pista, perdiendo según Berners-Lee las ventajas que se podrían  tener si los mismos estuviesen en el poder del usuario eligiendo con quién y cuándo compartirlos.

Diseminación de fácil desinformación

Conforme a los datos de la agencia de marketing digital Brandwatch, el número historias falsas identificadas entre octubre de 2016 y enero de 2017 supera las 50.000 solo en Estados Unidos.  Pero como segura Robert C. Parkinson de The Washington Post, este no es un problema nuevo, ya que las historias falsas en el país – y a mansalva en todo el mundo-  se puede remontar a la fundación de cada nación, aunque lo cierto es que la web disemina con mayor velocidad y alcance toda información que se suba a ella indiferentemente de la veracidad de ella.

Adicional a ello, la publicidad dirigida en las páginas de la red hace que se desarrolle contenido viralizable poco confiable pero con mucha facilidad. De acuerdo con Tim Berners-Lee, mediante la utilización de la ciencia de datos y de ejércitos de bots aquellos con malas intenciones pueden lograr la alteración del sistema para difundir información errónea con el propósito de obtener ganancias financieras y/o políticas.

Propaganda política

En una nota publicada por el periódico inglés The Guardian se sugiere que entre 40.000 y 50.000 versiones de diferentes propagandas políticas fueron publicadas en Facebook con el fin de cotejar el impacto y la efectividad que éstas obtuvieran entre los votantes americanos durante las elecciones del 2016. En este punto Berners-Lee explica que este tipo de publicidad en línea se ha convertido en una industria sofisticada y muchos de estos anuncios están siendo empleados para dirigir a los usuarios a sitios de poca credibilidad o para alejarlos de las encuestas o estudios confiables.